¿Está dejando el Coronavirus desatendidas a otras patologías?

Situación de algunas enfermedades que avanzan en Colombia – PRIMERA ENTREGA

Giovanna De Silvestri Torres

Comité de Comunicaciones

Aunque toda la atención esté volcada hacia la prevención y control de la pandemia por coronavirus, la población continúa con sus enfermedades (crónicas o no) y el sistema de salud no las está atendiendo o solucionando.  El alto nivel de ocupación que exigen los enfermos en estado crítico y las condiciones de bioseguridad que se requiere, hizo que las zonas de atención primaria se cerraran, para luego iniciar a trabajar en sitios diferentes o que se reactivaran de manera no presencial.

Todas las especialidades médicas y en especial la de atención de pacientes crónicos, tienen urgencia de atender a sus pacientes, antes que empiecen a engrosar las listas de muertes por inasistencia médica.  Opciones que se has desarrollado exitosamente en otros países, es cubrir con atención domiciliaria muchas de las especialidades médicas, las tomas de muestras para laboratorio y a dispensación de órdenes de medicamentos recurrentes.  Además, es una medida que colabora con minimizar desplazamientos y colabora con el distanciamiento social, estrategias para evitar contagios con el nuevo coronavirus.

 

Emergencias sanitarias anteriores

La OMS, en los últimos 20 años, ha declarado ya en cinco ocasiones emergencia sanitaria global.  Claro, ninguna con las repercusiones económicas y humanitarias como esta que vivíamos con el COVID-19.  La de la Influenza A (H1N1) en el 2009, la de Poliomielitis en el 2014, por Zika en el 2016 y por Ébola en el 2014 y en el 2019.  Todas ellas impactaron grandes zonas poblacionales y en algunas permanecen de manera endémica y siguen preocupando a las autoridades sanitarias.

Con la emergencia del H1N1, se inició un plan global de preparación con hasta 6 fases, en la contingencia de una influenza pandémica.  Las fases 5 y 6 fueron establecidas en el supuesto que ocurriese una infección humana generalizada y que ésta alcanzara proporciones globales, tales como ahora estamos viviendo.  Para junio de 2009, la OMS clasificó la situación provocada por la infección del H1N1 como en nivel de alerta 6 y en agosto del 2010, 18 meses después, anunció su finalización.

Para el caso de la Poliomielitis, que hoy en día está contenida en países de África, Asia y Medio Oriente;  sin embargo, durante el 2014 los brotes activos pudieron propagarse a otras naciones por el masivo movimiento de personas y se declaró en ese entonces, como una emergencia pública de interés internacional.  La obligatoriedad del esquema de vacunación desde la primera infancia, volvió a mantener el asunto bajo control, pero aún se exige una respuesta mundial coordinada, con mayor razón porque se estuvo muy cerca de erradicar completamente la infección.  Los expertos consideraron en su momento que esto fue un retroceso de casi 20 años en control sanitario.

Desde febrero 2016, las emergencias de salud global han sido por el Zika y el Ébola.  El primero con una expansión muy rápida por el continente americano y el segundo, lo mismo pero en el continente africano.  A la fecha, la emergencia del Zika fue declarada terminada a finales del 2016, pero nos está afectando una infección que tiene síntomas muy parecidos que es el DENGUE, el cual está aumentando muy rápido y con dimensiones preocupantes, los casos positivos graves y las zonas de influencia.  El Zika, está hoy declarado presente en 87 países y se transmiten por mosquitos autóctonos.  Con relación al Ébola, entre agosto del 2014 y marzo del 2016 (20 meses), es una enfermedad  que registra 30 mil infectados y más 11 mil muertos, lo que la hace una infección altamente letal;  el caso más grave es en la República del Congo donde de 3.300 infectados han muerto 2.200 pacientes en sólo un mes del 2019.

Enlace de interés:

https://www.who.int/es/news-room/detail/01-06-2020-new-ebola-outbreak-detected-in-northwest-democratic-republic-of-the-congo-who-surge-team-supporting-the-response

https://www.paho.org/es/temas/zika

 

Situación de algunas enfermedades que avanzan en Colombia

DENGUE.  La epidemia que crece a la sombra del coronavirus

En Colombia, a la sombra del Covid-19, siguen creciendo los casos de dengue y de muertos por esta causa en el país.  En el país se han notificado más de 46 mil casos de dengue, lo que va corrido del 2020.  El 52,7% es considerado “Dengue con signos de alarma”  Hay alarma epidemiológica en 13 departamentos y son 7 las regiones donde se detecta incrementos inusitados de la transmisión.  En Valle del Cauca, la situación es la más alarmante, con más de 8 mil casos.

Atentos a los síntomas del dengue: fiebre, dolor de huesos, dolor de cabeza y en articulaciones, pérdida del apetito y dolor detrás de los ojos. Síntomas de alarma: decaimiento, fiebre continua, sangrado en encías y orina, moretones en la piel y dolor abdominal persistente.

Enlaces de interés:

https://www.ins.gov.co/Noticias/Paginas/Dengue.aspx

https://www.cdc.gov/dengue/es/index.html?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Fspanish%2Fenfermedades%2Fdengue%2Fhojadatos.htm

 

SARAMPIÓN

En el 2011, Colombia registró un caso importado y cinco secundarios; en el 2015, registró solo 3 casos asociados en la población nacional.  Esta situación refleja una adecuada vigilancia epidemiológica y una buena cobertura de vacunación, que hoy es del 95 por ciento con triple viral en todo el país.  Se recomienda a toda la población mantener al día el esquema de vacunación y especialmente a viajeros porque actualmente se han reportado brotes en Europa, Asia y África.

Desde 2014 Colombia fue certificada libre de sarampión autóctono.  El sarampión es una enfermedad de alta transmisibilidad, prevenible únicamente por la vacuna, causada por un virus y que se trasmite por el contacto de secreciones respiratorias, al inhalar pequeñas gotas expulsadas por una persona contagiada al hablar, toser o estornudar.

Enlaces de interés:

https://www.ins.gov.co/Noticias/Paginas/Sarampi%C3%B3n.aspx#

https://www.cdc.gov/measles/about/index-sp.html

https://www.semana.com/mundo/articulo/coronavirus-ademas-de-coronavirus-brasil-registra-casos-de-dengue-y-sarampion/672026

 

TUBERCULOSIS

Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente, es decir que esas personas están infectadas por el bacilo que lo causa, pero no han enfermado ni pueden transmitir la infección.  La OPS registró unos 282.000 casos nuevos y recaídas durante el 2017, lo que representó un 3% de la carga mundial de tuberculosis (10 millones de casos) y una tasa de incidencia de 28 por 100.000 habitantes, en el continente americano.  En la región, la tasa de incidencia más alta se observó en el Caribe (61,2 por 100.000 habitantes), seguido de América del Sur (46,2), América Central y México (25,9) y Norte América (3,3).  Desde el año 2000, se han salvado más de 49 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos a nivel mundial, dice la OMS.

La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire.  Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire y si otra persona, cercana a “este portador del agente patógeno” inhale unos pocos bacilos, puede quedar infectada.  Los síntomas son tos, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso; y pueden ser leves durante muchos meses.  Por eso, los pacientes tardan en buscar atención médica y transmiten la bacteria a otras personas con mucha facilidad.   Es una enfermedad que desafortunadamente sigue generando un importante problema de salud pública en el mundo, porque además se asocia con casos de SIDA y desnutrición, y origina inconvenientes por los mecanismos de resistencia a los medicamentos empleados para tratarla.

Enlaces de interés:

https://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/SintomasTuberculosis/

Share This