CUIDEMOS NUESTROS OJOS

Tatiana Sanmiguel Ballesteros
Comité de Comunicaciones
Asociación de Usuarios Sanitas

El confinamiento en tiempos de Coronavirus nos ha enfrentado a una serie de molestias físicas que han impactado algunos de nuestros órganos. Uno de los órganos más afectados son los ojos, por el cambio en las rutinas de trabajo que hizo que aumentara la exposición a pantallas azules debido al trabajo en casa, por el mayor tiempo de la educación en línea y horas frente al televisor o dispositivos móviles.

Esta sobreexposición está produciendo fatiga ocular o CVS (sigla del término inglés: Computer Vision Syndrome) definida por la organización mundial de la salud, como “una deficiencia visual subjetiva que se interpreta como un alto nivel de incomodidad visual y que generalmente se produce después de una actividad visual prolongada de cerca” y afecta tanto a niños como a adultos.

Ahora que estamos en un restablecimiento relativo de nuestra normalidad, sería bueno realizar un control visual y así descartar casos de dificultad visual en uno o ambos ojos.

Estas son algunos de los síntomas más relevantes de la fatiga ocular:

    • Ojos cansados, con dolor, ardor, picazón.
    • Ojos secos (sensación de “arenillas”, sensación de cuerpo extraño, irritación).
    • Visión borrosa o doble.
    • Dolor de cabeza (frontal o alrededor de los ojos).
    • Mayor sensibilidad a la luz.
    • Dificultad para concentrarse.

Para evitar ser víctima de este síndrome es importante seguir las siguientes recomendaciones:

    • Tener condiciones de luz apropiadas, priorizando la utilización de luz solar natural o lámparas en el espacio de trabajo.
    • Conservar la distancia indicada entre los ojos y la pantalla: Una distancia de lectura en visión óptima es de 33 a 40 cms en computadores y celulares. Para ver televisión o videojuegos, la distancia mínima es de un metro.
    • Realizar pausas activas, frecuentemente.
    • Humectar los ojos, pues debido a la concentración frente a las pantallas, la frecuencia de parpadeo puede disminuir en un 50% y genera resequedad ocular. Las gotas lubricantes pueden ayudar a disminuir esta sensación y aliviar el enrojecimiento
    • Aplicar la regla 20- 20-20, que consiste en que cada 20 minutos hay que enfocar la mirada a 20 pies de distancia, durante 20 segundos; y/o cerrar los ojos 20 segundos por cada hora. Estos movimientos generan un cambio en la acomodación de los músculos oculares.
    • Controlar los tiempos de uso de celular ya que el uso desmedido puede favorecer la aparición de vicios de refracción (miopía). Esto especialmente para los niños.

Mantener una buena salud ocular es fundamental, nuestros ojos son uno de los órganos más complejos y delicados. Estudios recientes demuestran que el 80% de los casos de ceguera que existen en la actualidad, se podrían haber prevenido o tratado para evitar la pérdida total de la visión. Por esta razón, realizar una revisión oftalmológica al año nos ayudará a prevenir posibles complicaciones.

También los buenos hábitos son importantes; recordemos que la salud visual hace alusión al correcto funcionamiento de ojos, nervios, músculos y cerebro que intervienen en el proceso de la visión. Todos ellos deben funcionar bien para interpretar la realidad que percibimos a través de nuestros ojos.

Disfrutar de una buena salud visual es más que ver bien: con nuestros ojos mostramos nuestras emociones y sentimientos, nos dan el poder de la confianza y hasta nos permiten seducir, ¡cuidémoslos!

Más información

https://www.minsalud.gov.co/Paginas/Recomendaciones-para-el-cuidado-de-su-salud-visual.aspx

https://www.bienestarcolsanitas.com/articulo/salud-visual-en-colombia.html

https://www.elpais.com.co/salud/los-problemas-de-vision-que-la-pandemia-ha-acentuado.html

Share This